IMPRIME [-] CERRAR [x]

Huellas N.05, Mayo 2019

EDITORIAL

Una vida que ensancha la vida

Seeking a Path Forward, «buscar un camino para seguir adelante». Ha sido el título de la gira americana de presentaciones de la biografía de don Giussani que tuvo lugar hace un mes. Pero bien mirado este es también el problema que tenemos todos, en cualquier condición o lugar del mundo en que vivamos: encontrar un camino para avanzar hasta llegar a la meta. Es decir, encontrar algo que nos permita mirar nuestra vida no como un conjunto de circunstancias más o menos casuales, de problemas que hay que abordar uno tras otro, desvinculados uno de otro, sino como un recorrido trazado para hacernos crecer, para madurar humanamente. Y encontrar alguien que en este recorrido nos acompañe y no nos deje solos a la hora de afrontarlo. Sobre todo cuando las curvas y los cruces del camino son más recios. Y solo Dios sabe lo arduo que puede llegar a ser el camino de la vida.

Lo que contamos en este número habla de esto, de una experiencia de fe y de vida que se ofrece como «una compañía fiable para quien busca recorrer un camino». En estas páginas os ofrecemos el diario de a bordo de Alberto Savorana, autor de esa misma biografía y testigo, en la sucesión de eventos vividos en primera persona en esta gira por Estados Unidos, de decenas de encuentros con personas que, al descubrir una cierta manera de vivir el cristianismo, según el carisma de don Giussani, dicen que han encontrado una ayuda para vivir, una compañía cotidiana en el trabajo, en la relación con los hijos, los amigos, los problemas... Una novedad inesperada en un contexto en el que a menudo el cristianismo, antes que ser una vida, se limita a una postura cultural, a un conjunto de valores y opciones éticas cada vez más difíciles de defender. Tanto más ahora cuando la Iglesia pasa por la prueba de una crisis sin precedentes, sacudida por el drama de la pedofilia.

Y lo mismo ha acontecido, con formas distintas, en Iberoamérica, donde las circunstancias son muy distintas. Basta con pensar en los dramáticos sufrimientos de Venezuela y en las tremendas crisis políticas y económicas de muchos países del sur. Pero en el fondo el problema sigue siendo el mismo para todos: caminar hacia una vida plena, verdaderamente humana. También allí una serie de encuentros y de hechos, sucedidos en las mismas semanas con ocasión de la Asamblea de responsables locales de CL con Julian Carrón, testimonian la misma vivacidad, la misma pertinencia de un cierto modo de vivir la fe a las exigencias y necesidades de todo el mundo.
De modo que, leyendo este número, encontraréis huellas que lo documentan también en las cartas y en la entrevista que retoma el tema de Europa.
El cristianismo, tal como lo ha vivido siempre don Giussani, es un acontecimiento, una vida que ensancha la vida. Y bien, por gracia, la gente continúa encontrando esa misma vida y un camino por recorrer. Se trata de un don que recibimos gratuitamente y que, sin duda, no es mérito nuestro, pero que podemos compartir con cualquiera en el mundo de hoy.