IMPRIME [-] CERRAR [x]

Huellas N.4, Abril 2012

BREVES

Grandes fotos

EL ADIÓS Y EL FUTURO. Los militares intentan contener a la muchedumbre que empuja para alcanzar a tocar la ambulancia que transporta el ataúd de su Papa. Shenouda III, que durante cuarenta años ha guiado a la Iglesia copta ortodoxa de Egipto, murió el pasado 17 de marzo. Hoy los coptos, que llevan 32 años esperando la ley que les permita construir iglesias, son casi diez millones. La muerte del Papa Shenouda III se produce en un momento muy delicado para un país herido y que se acerca a las elecciones presidenciales (el próximo 23 y 24 de mayo). En particular, se trata de un momento histórico muy importante para esta comunidad que necesita cuanto antes tener un nuevo guía. Ya se ha abierto el proceso para la sucesión, pero se trata de un procedimiento complicado que podría alargarse durante semanas y que concluirá con la elección a suerte del nuevo Patriarca entre tres candidatos elegidos por el Sínodo de los Obispos. Será un niño quien elija el papelito con la “voluntad de Dios”.